Pelotas, Piedras y Palos

Hoy quiero hablaros sobre el magnífico juego de las pelotas, los palos y las piedras con nuestro perro.
Me voy centrar en las pelotas, pero es el mimo caso con los palos y las piedras.

Que divertido es tirarle una y otra vez la pelota a nuestro perro ¿verdad?

¿Nunca has pensado por que el perro persigue esa pelota?

¿Has creído que le gusta jugar a la pelota como a los niños?

¿Te sientes feliz cuando tu perro se ejercita obsesivamente corriendo detrás de la pelota y tu solo haces tirarla y tirarla?

Quiero explicarte lo que pasa por la cabeza de tu perro cuando le tiras continuamente una pelota y los problemas que ello conlleva.

Los perros tienen el instinto de cazar para comer y sobrevivir en la naturaleza, cuando ese instinto está apagado en las ciudades pero realmente lo llevan dentro, lo que creamos con el juego de la pelota es que nuestro perro desarrolle ese instinto de caza y considere a la pelota
su presa.

No hay problema que juguemos con nuestro perro con la pelota, él lo encuentra divertido porque lo hace realmente por diversión, ya que su necesidad alimentaria está cubierta contigo.

El problema está cuando ese juego se convierte en una obsesión para tu perro. Hay que tener en cuenta que para ellos el momento de la caza es un momento puntual, que lo hacen agrupados con una excelente organización, con un objetivo y un final, pero como he dicho es puntual y al cazar sienten un orgullo y una excitación que para entendernos en nuestro idioma
sería como un SUBIDÓN.

Ese subidón tiene el peligro de convertirse en una adicción cuando constantemente le tiramos la pelota para que la cace, por lo que su cerebro segrega una hormona placentera y le convierte en adicto a ese juego.
Debemos entender y conocer el lenguaje y la forma de vida del perro para saber lo que le viene bien o por el contrario lo que le va a crear problemas de conducta.

Al desarrollar esta adicción y obsesión por la pelota, ésta se convierte en su presa cuando la tiene en la boca, por lo cual aquí viene el segundo problema, la posesión de la presa. Cuando otro perro se acerque al nuestro poseedor de dicha presa (la pelota), se puede crear un conflicto entre ellos por la lucha para conseguir la presa. Esto se ve muchas veces en los
parques de perros, donde los dueños tiran las pelotas a los perros y al final termina en pelea entre ellos.

Básicamente el juego de la pelota, debe ser un juego controlado con un tiempo limitado para que el perro no entre en la dinámica de que solo existe la pelota en el mundo cuando sale al parque. Cuando un perro ya está obsesionado por la pelota, se olvida de lo que sucede a su alrededor, incluyendo los perros (deja de relacionarse con ellos), apagamos su olfato (se centra en la vista), y le convertimos en un perro ansioso.

Yo creo que solamente por estos motivos, deberíamos controlar los juegos con pelotas, palos y piedras. Por supuesto estos últimos crean los mismos problemas psicológicos en el perro pero además, con los consecuentes peligros de tragarse astillas, piedras , etc…..

Resumiendo:

1. El juego obsesivo de la pelota convertirá a nuestro perro en un animal insociable con los demás perros, ansioso, nervioso, con pérdida de olfato, instinto de cazar todo lo se mueve incluyendo perros, aparte de insistir en los posibles daños físicos tanto en boca como estómago por la ingesta de astillas, palos y piedras.

2. Si quieres jugar con tu perro a cazar la pelota, pon un tiempo límite de diez minutos, altérnalo con los paseos al campo sin pelota, solamente a caminar contigo y olfatear.

3. Cuando veas que tu perro solo tiene ojos para esa pelota…..ya tiene un problema de obsesión.

4. Pasea más con tu perro, que interactue con los de su especie y sobretodo que olfatee, cuando un perro pierde el hábito de olfatear….ese perro se está perdiendo el mundo como lo hacen los perros que es OLFATEANDO.

Por LADYLIDERCAN
Susana Lucini Capilla
Experta en Psicología y Lenguaje Canino

Nuestro artículos son meramente informativo, en OsteoCan no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te aconsejamos que siempre antes lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Consejos de OsteoCan.

>> Más información sobre OsteoCan  >> Formación en Osteopatía Canina

>> Si te ha gustado este artículo, no olvides seguirnos en redes sociales y compartirlo con los tuyos. Para poder recibir más noticias de salud y osteopatía, puedes seguir leyendo nuestro blog y suscribirte a nuestro boletín mensual.


© 2019 OSTEOCAN. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

× Hola! ¿puedo ayudarte?